preloader logo
Prepara tu casa para el invierno

Prepara tu casa para el invierno

Consejos

El solsticio de invierno es el día 21 de diciembre, pero ya hace un par de semanas que el frío nos acompaña y se nos mete en el cuerpo. Y aunque en los sofocantes días de verano es muy fácil decir que “echamos de menos el invierno” la verdad es que cuando llega no estamos preparados: ¿Dónde está el nórdico? ¿Y mi jersey de lana calentito? ¿Y el gorro para no congelarse las orejas? Si nos pasa esto a nosotros mismo, imagínate qué no le pasará a nuestro hogar. Preparar tu casa para el invierno a veces puede no apetecernos, pero es lo más recomendable si queremos: evitar imprevistos durante los días fríos, ahorrar energía a la hora de calentar la casa y estar cómodos en nuestro hogar durante el invierno. Así pues mira esta lista y revisa que lo hayas hecho todo y ¡tu casa estará lista para el invierno!

1) Aíslate del invierno: revisa puertas y ventanas y los huecos por los que se cuela el frío.

Puertas y ventanas son por ahí por donde nuestra casa deja entrar más frío - o escapar más calor como lo quieras ver-. Algo sencillo que podemos hacer para evitarlo es colocar burletes en puertas y ventanas. Los burletes solo evitan que el frío se cole en casa por los huecos de la ventana. Si queremos evitar que el calor se escape deberemos: tener ventanas de doble cristal, paredes reforzadas con materiales aislantes, una casa orientada al sur… Pero esto son cosas que deberíamos de fijarnos antes de comprar una casa o a la hora de plantearos una reforma.  

2) Prepara el jardín: entra las plantas, quita los muebles y limpia las canaletas.

En el jardín no puedes poner la calefacción. Es necesario que todas las plantas que necesiten temperaturas cálidas las entres en casa y las pongas en un lugar donde les dé el sol y estén calentitas. Además tienes que pensar que en invierno no solo hace frío, también hay otras inclemencias del tiempo lluvia, viento… Así pues mejor que recojas los muebles del jardín que igualmente no vas a utilizar en invierno y los guardes a buen refugio. Si además aprovechas para limpiar las canaletas y revisar que todos los desagües funcionen correctamente tu jardín estará listo para el invierno.  

3) ¡Pon a punto la calefacción!

A tu calefacción le hará falta una puesta apunto después de todo el verano sin trabajar. Si tienes un sistema de calefacción que funcione con radiadores deberás purgarlos, quitar el aire del interior del sistema, para asegurar su correcto y eficiente funcionamiento. También hay que revisar la caldera al encenderla: asegurarse de que ningún indicador tiene una luz encendida. Aunque lo mejor siempre es hacerle una revisión anual -que muchas incluyen de forma gratuita-.

Purgar los radiadores va a aumentar su eficiencia y mejorar su mantenimiento. Purgar los radiadores va a aumentar su eficiencia y mejorar su mantenimiento.

4) La chimenea también

Si eres de los afortunados que tiene una casa con chimenea y de los que disfruta de pasar largas horas observando como la madera se consume y las llamas calientan su hogar deberás hacerle una puesta apunto para este invierno. Recuerda que limpiar de hollín tu estufa ayudara a que funcione mejor, puedes limpiarla tu usando antihollines y así mantenerla limpia. Pero cada cierto tiempo deberás llamar a un deshollinador profesional.

5) Prepara la ropa de invierno: mantas en el sofá, chaquetas en el colgador…

Tener una manta dobladita al lado del sofá es una de las mejores decisiones que puedes tomar para el invierno. Sobretodo porque cuando más la requieras también sera el momento en que más pereza te dé ir a buscarla. Sacar las chaquetas de invierno de allí donde las escondemos en verano y ponerlas a mano nos evitara también problemas cuando vayamos a salir de casa corriendo.

6) Acumula te, chocolate… ¡Prepárate para invernar!

Hay animales que se preparan para el invierno durante toda la primavera y invierno. Tu basta con que vayas al supermercado un día y acumules bolsitas de té, galletitas, chocolate a la taza, y un largo etcétera de todas aquellas bebidas calentitas (y la comida que la acompaña) que tanto nos apetecen en las frías y largas tardes de invierno. ¡Con una taza de chocolate en una mano y un libro en la otra ivernar en casa no esta tan mal!

Posts relacionados

Aquí tienes una selección de artículos relacionados

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies. Aceptar